D
D
B
C
e
n
t
r
o

Para muchos en el Reino Unido, el anuncio navideño de John Lewis marca el inicio de las fiestas. Desde el 2007 fue creciendo y volviéndose cada vez más relevante, hasta convertirse en el ícono publicitario e incluso cultural que es hoy en día. Pero, ¿por qué esta campaña es tan querida y esperada año tras año? La respuesta puede parecer bastante simple: cuenta maravillosamente una historia basada en las emociones humanas.

Si analizamos la campaña actual así como las de años anteriores, podemos observar que el foco principal nunca es el producto. Este es un punto clave en la estrategia, que entiende y reconoce que, hoy en día, la publicidad no debe centrarse en los productos sino en las personas, para lograr crear una conexión emocional entre los consumidores y la marca.

Cada año, el anuncio cuenta una historia que atrapa al espectador y le deja un sentimiento reconfortante, su objetivo es llevar a las personas a recordar los sentimientos que asociaban con la navidad cuando eran niños; esa magia, emoción, expectativa y sobretodo esa alegría despreocupada de la niñez, al basarse en emociones como estas, logra capturar no solo la atención sino el corazón de los consumidores.

Como afirman Les Binet, Head of Effectiveness de adam&eve DDB, y Peter Field, consultor de marketing de la IPA en su investigación: “The Long and the Short of it: Balancing the short and long-term effects of marketing”. Las estrategias racionales, aunque ofrecen resultados rápidos, en su mayoría no son memorables. A largo plazo, es la publicidad emocional, como las campañas navideñas de John Lewis, las que generan éxito a largo plazo, hacen a las marcas famosas en la cultura y por lo tanto impulsan las ventas.

 

 

El título para este año es “Give a Little Love” (da un poco de amor), y está inspirado en la respuesta del público británico a la pandemia durante la primera ola y los múltiples actos de bondad que surgieron de las comunidades. Un concepto que se centra en regalar bondad, en lugar de dar regalos, lo que encaja perfectamente con la nueva estrategia de cinco años de la marca, que tiene el compromiso de ser una fuerza para el bien común.

En un año marcado por la incertidumbre y el miedo, el anuncio de Navidad de John Lewis ofrece una reconfortante dosis de normalidad, un mensaje de felicidad a través del acto de dar. La Navidad siempre ha sido un momento propicio para la generosidad y el compromiso social, pero este año se vuelve mucho más relevante, por eso “Give a Little Love” exalta los valores tradicionales de la Navidad y muestra a las personas como pequeños actos de bondad, pueden hacer del mundo un lugar mejor.

Compartir

Si te ha gustado lo que has visto, no dudes en compartirlo.